Arboles para jardines pequeños de hoja perenne

Un árbol nos puede proveer buena sombra, un display anti-vista y un espectáculo de hermosura todo el año…

Si contamos un pequeño jardín no debemos privarnos de tener un árbol que nos da una satisfactorio sombra para el verano, nos esconde de nuestros vecinos o sencillamente nos deja gozarla en el momento en que llega su instante de mayor esplendor.

Puntos a tomar en consideración si disponemos un pequeño jardín

En el momento en que decidimos plantar árboles en el jardín, a sabiendas de que comunmente forman el centro de referencia del jardín, tienen que convivir en armonía con el resto de los elementos tanto vegetales como arquitectónicos y del espacio, sin irrumpir. Por consiguiente, su decisión no puede ser el resultado de un impulso. Existen muchos causantes a estimar al seleccionar un árbol para un jardín pequeño.

Estos son varios de los mucho más esenciales:

Tejo oriental

Este árbol siempreverde es esbelto y de desarrollo vertical. Consigue los 2,5 metros de prominente y 90 cm de ancho. Si bien no posee flores, sus agujas de color verde obscuro están densamente separadas en ramas verticales, afín al cepillo de botella. La caja de agujas mide 5 cm de largo. Prospera a pleno sol o sombra parcial.

El alcornoque

El nombre científico de esta clase es Quercus suber. Es un árbol de tamaño mediano, alcanzando hasta 25 metros de altura. El alcornoque es bien conocido en el ámbito, debido a que de su corteza se quita corcho, un material que tiene múltiples apps. Además de esto, las hojas de los alcornoques se han empleado en medicina opción alternativa como antiinflamatorio natural, gracias a su contenido elevado en taninos.

Por otra parte, la utilización del alcornoque en jardinería es porque sus hojas continúan a lo largo de todo el año, con el haz verde obscuro y el envés algo mucho más claro. No obstante, no está indicada para sitios con inviernos durísimos, puesto que no es compatible bien las temperaturas bajo los 3 ºC. Por contra, elige temperaturas altas de 18 a 40 °C.

Tecoma stans (Guarán amarillo)

Clase caducifolia de copa globosa y también irregular con hojas compuestas y opuestas de borde dentado, de color verde medio. En verano y otoño se muestran sus flores amarillas. Es una planta originaria del conjunto de naciones americano, extendiéndose desde el norte de Argentina hasta el sur estadounidense. Puede lograr de manera fácil entre 4 y 7 metros de altura y llegar hasta los diez metros. Es de desarrollo veloz, necesita sol y no es riguroso en lo que se refiere a suelo, si bien la adición de materia orgánica estimula su avance. Resalta en jardines por su follaje con hojas compuestas, sus flores y frutos alargados que continúan en la planta a lo largo de un buen tiempo, como ejemplar apartado, para setos y como cortavientos. Medra bien en macetas. Las ramas y el leño se rompen con sencillez, con lo que se aconseja ponerlo lejos de sitios donde se estacionen automóviles.

Deja un comentario