Colores para pintar un salón pequeño

El día de hoy deseamos contarte de qué forma colorear el salón a fin de que parezca mucho más grande usando distintas tonos, utilizando la luz natural, o logrando nuevos efectos visuales mezclando el tono de las paredes con el de los muebles. Tanto si deseas ofrecerle un aire nuevo a la estancia para hacerla mucho más agradable tal y como si tienes una habitación pequeña para sacarle el máximo provecho, este producto es para ti.

¿De qué color pintamos la habitación? Para contestar a esta pregunta debemos tomar en consideración distintas componentes, desde su tamaño y orientación hasta los materiales de las paredes y techos, pasando por el estilo y la proporción de muebles que iremos a poner en ella. La contestación mucho más obvia es emplear tonos neutros. Colorear en blanco, o blanco roto, o en tonos grises claros o beige, va a aumentar la luz y va a ayudar a hacer una sensación de mayor espacio. Este consejo marcha igualmente bien en la decoración de otros espacios pequeños o estrechos, como vas a ver en nuestro producto sobre Decoración de Corredores. No obstante, hay muchas otras opciones y composiciones que nos dejan dotar a cualquier estancia de una energía diferente.

Beige torrado, pintura caluroso salón

¿Buscas mucho más calidez, sin perder iluminación? Entonces un tono beige “bronceado” es buena opción. Perfecto para salones pequeños, norteños, provenzales y minimalistas. Su tonalidad mucho más sobresaturada provoca que resalten las piezas blancas del espacio y pertence a los colores mucho más inclinación para el salón este año.

Imagen: Pinterest

Colores de pintura frescos y relajantes para salas de estar

Se considera verde el color mucho más relajante para los ojos. Mezclando la calidad refrescante del azul y la alegría del amarillo, los tonos verdes son idóneas para las paredes de prácticamente cualquier habitación de la vivienda. Piense en un color verde crema, por poner un ejemplo.

En la pared de una cocina, el verde refresca las cosas; en una habitación familiar o salón de estar, incentiva la relajación, pero por sí misma, la decoración verde es suficientemente cálida para fomentar la tranquilidad y la convivencia.

Greige

Tabletop Photography Stories

Grey, el tono de 1.000 tonos

Los salones pintados en gris son pura inclinación por el hecho de que verdaderamente alcanzan un resultado original y muy elegante que encaja con cualquier estilo. La gama de grises es muy gran y conjuntar 2 tonos distintas puede ofrecerte un resultado increíble. Para colorear un salón moderno se puede conjuntar un sobrio gris perla, que crea curiosos reflejos con los cambios de iluminación, con un gris malhumorado o un gris marengo en algún punto bien estudiado o aun en media pared (creando una original división horizontal ). Los moody son tonos intensos, sólidos y con un final “aterciopelado” y profundo que no dejan indiferente a absolutamente nadie.

Deja un comentario