Cómo conservar los ajos del huerto

No acostumbramos a meditar bastante en el ajo, pero siempre y en todo momento deseamos poseerlo a mano en la cocina para ofrecerle mucho más gusto a nuestros platos. De todos modos es un cultivo muy simple que no pide nada. Más que nada en tiempos frescos es una planta que prácticamente anda sola. La temporada de recolección de los ajos es dependiente de la región donde vivas, si bien acostumbran a estar preparados en la época de verano. Como es natural, puede ser algunas semanas antes o después, en dependencia del tiempo en su área.

Desarrollo de conservación del ajo

Una vez terminada la recolección, el ajo debe someterse a un desarrollo de secado. El ajo se puede preservar a temperatura ámbito hasta por 3 meses. Este intérvalo de tiempo puede alcanzar hasta 8 meses a temperatura dominada, así sea de -2 a 1ºC, o de 18 a 19ºC.

El desarrollo de secado se puede efectuar en el campo a lo largo de 5-diez días, finalizando el secado en bodega. Otro sistema es llevarlos de manera directa al almacén donde, con ventilación obligada, van a perder un 20-25% de su peso inicial.

A qué distancia se establecen los ajos

Ten presente que el ajo es uno de esos cultivos que no requiere enormes marcos de plantación, y se puede plantar a una distancia de unos diez-15cm, lo que deja su especial integración con otros cultivos.

El ajo tarda un tanto en germinar y comunmente observaremos como sale el primer cotiledón a las 2 semanas, conque se debe tener paciencia y no frustrarse.

De qué manera preservar el ajo a fin de que dure mucho más tiempo fresco.

Es esencial en la cocina y para la economía doméstica entender lograr que el ajo se sostenga fresco, aromático y con su gusto por mucho más tiempo. De todos modos es muy sencilla. Manténgalos en un espacio fresco, seco y ventilado.

Si bien es clásico ver enormes cuerdas colgando de los balcones, no en todos los casos es la opción mejor. No es la mucho más correcta para zonas húmedas, ni para los que consumen poco ajo. En una cocina si no hace bastante calor, están mejor al aire que en un armario, y jamás es conveniente guardarlos en un tarro herméticamente cerrado. De ahí que se acostumbran a poner en recipientes concretos para ellos de cestería o cerámica. Se venden en ferreterías, bazares y tiendas de utensilios de cocina, entre otros muchos negocios.

… Y si los pelas

Una vez pelados, los clavos se tienen la posibilidad de preservar refrigerados, preferentemente cubiertos con aceite de oliva en un envase hermético, o asados ​​o confitados antes. Como ingrediente básico, siempre y en todo momento vale la pena poseerlo a mano, de ahí que las cocinas habituales tienen un envase concreto para guardarlos.

El habitual envase, muy asociado a la cocina rural, no debe descuidarse en los hogares modernos, en tanto que asimismo hay modelos que agregarán puntos ornamentales a nuestra cocina. Si bien todos tienen peculiaridades recurrentes, tenemos la posibilidad de localizarlos en distintas diseños y materiales, para seleccionar el que mejor se ajuste a nuestros deseos o pretensiones.

Deja un comentario