Cómo limpiar el moho de la goma de la lavadora

Mojar un harapo de limpieza en lejía y ponerlo estirado sobre toda la área interior de la goma de la lavadora. Lo que hacemos es suavizar las máculas de humedad. Pero antes, conozcamos las causas que favorecen la aparición de moho, hongos o puntos negros en este electrodoméstico. Pese a la enorme herramienta de los consejos precedentes, la goma negra y mohosa es un problema que acostumbrábamos a ver en el momento en que la humedad y las bacterias en este momento pasaban factura.

Posiblemente, pasado un tiempo, se muestre algo de mugre en las gomas y un mal fragancia en la lavadora. La clave a fin de que las llantas de la lavadora no se ensucien ni desprendan fragancia, es secarlas con un paño tras cada empleo. En el momento en que tomes el agua, al comienzo, arroja 2-3 litros de vinagre por la caja y deja que el período concluya completamente.

Pedir una inspección técnica periódica

Al fin y al cabo, resulta conveniente rememorar la relevancia de una inspección técnica de la lavadora. Los expertos no solo le asistirán a efectuar una limpieza mucho más profunda, sino asimismo detectarán si hay fallas en su sistema. Todo ello, en grupo, ayuda a alargar la vida útil del aparato.

¿Y de qué forma eliminar el moho de la caja del detergente?

La mejor solución es, primeramente, dejarlo abierto un rato tras cada lavado a fin de que se airee y limpiarlo con regularidad a fin de que sencillamente no se muestre moho. Lo único que debes realizar es sacarlo de su localización y adecentar cada una de sus piezas bajo el grifo o con un paño húmedo, siempre y en todo momento con bastante precaución de que no queden partes electrónicas. Aun puede frotar con un cepillo de dientes viejo para remover las máculas de moho o los restos de detergente y cal engastados.

¿Con qué continuidad tienes que llevarlo a cabo? Aproximadamente cada tres meses, pero todo es dependiente del empleo que le des a la lavadora.

Procedimiento 1

Elementos

  • Agua
  • Jugo de limón

¿Qué precisarás?

  • 62 ml de jugo de limón (una cuarta parte de taza)
  • 1 vaso de agua oxigenada
  • 3 litros de agua
  • Un envase extenso
  • Un envase con un rociador
  • Guantes
  • Paños
      1. En un envase combinar el agua con el limón y el hidrógeno peróxido
      2. Ahora, poner algo de la solución en un envase con un pulverizador y (con la lavadora vacía y apagada) pulverizar el producto por toda la área de la goma, prestando particular atención a los recovecos, puesto que estas zonas son las mucho más dispuestas a la proliferación de hongos.
      3. Deja accionar el producto a lo largo de 5 minutos precisamente.
      4. Prosiga los pasos 5, 6 y 7 en tanto que el desarrollo de limpieza es exactamente el mismo.

Deja un comentario