Cómo limpiar la parrilla de la barbacoa

MATERIALES:

Desarmar las unas partes de la barbacoa

Es conveniente sacar las partes desmontables de la barbacoa para hacer más simple la limpieza.

Primeramente, tienes que desarmar las unas partes de la barbacoa que se tienen la posibilidad de dividir. Esto posibilita la limpieza de la parrilla y otras partes que acostumbran a estar descuidadas y grasosas tras su empleo.

Comience por adecentar la parrilla

En el momento en que pensamos en adecentar una parrilla, velozmente pensamos en un cepillo de alambre. Es buena herramienta, salvo que tenga una parrilla cromada. La mayor parte de las rejas están fabricadas de acero con un revestimiento de cromo. Si emplea un cepillo de alambre, el revestimiento de cromo se desprenderá y acabará con una reja de metal imperfecta.

Lo destacado que puedes realizar es utilizar medio limón. Al frotar medio limón sobre la parrilla, su parrilla va a estar limpia en escaso tiempo. ¿Escoges trabajar un tanto mucho más profundo? Ponga la parrilla en una bolsa de basura, vierta algo de detergente en polvo y vierta agua ardiente sobre ella.

Cierre la bolsa de basura y deje la parrilla en la bolsa a lo largo de la noche. Por la mañana siguiente, limpia la parrilla con una esponja y un tanto mucho más de agua ardiente.

Materiales que precisarás

En el momento en que te cuestiones de qué manera adecentar una parrilla, la primera cosa que tienes que realizar es detectar los materiales que precisarás para hacerle el cuidado pertinente. Precisará:

  • Aceite
  • Mantequilla
  • Papel de aluminio o periódico
  • Además de esto, le aconsejamos que use guantes resistentes al calor para su seguridad

Materiales que precisará

  • Guantes resistentes al calor
  • Aceite
  • Mantequilla
  • Papel de aluminio o periódico
  1. En el momento en que la parrilla no esté tan ardiente, aplica una fina cubierta de mantequilla en las rejas y prende el fuego, tal y como si fueses a cocinar.
  2. Cuando poseas las brasas, aplica algo de aceite con la mantequilla, cubriendo toda la área de manera cuidadosa para no quemarte. Lo destacado es utilizar guantes que resistan el calor.
  3. Apaga el fuego y procede a adecentar las rejas con papel de aluminio o usando un cepillo de cerdas de acero o alambre. Esto va a ayudar a remover cualquier resto de comida que logre haberse adherido.
  4. Fíjate bien en tu parrilla para eliminar todos y cada uno de los restos de ceniza que se hayan podido pegar a la parrilla y ponla sobre una mesa, con algo debajo para no mancharla.
  5. Con un paño, o una toalla vieja, seca la parrilla y cúbrela con una lona para sostenerla en estupendas condiciones hasta el momento en que debas regresar a emplearla.

Deja un comentario