Cuadro con cascara de huevo en el suelo

Elisa Sheehan: Lugar| Instagram

Wabi-sabi: El arte japonés de localizar la hermosura en la imperfección de la cerámica

Fertilizantes para el jardín

Las cascarillas de huevo tienen la posibilidad de ser un enorme fertilizante para tu jardín Si no No tienes idea qué debe tener un abono casero a fin de que tus plantas medren sanas, entonces tienes que comenzar a almacenar todas y cada una de las cascarillas de huevo que halles por el hecho de que indudablemente van a ser tu enorme aliada. Las cascarillas de huevo poseen calcio, fósforo, magnesio y potasio. Estos nutrientes son fundamentales para la salud de las plantas, lo que quiere decir que las cascarillas de huevo en el suelo tienen la posibilidad de ser un enorme fertilizante. Puede incorporarlos de manera directa en el suelo o esparcirlos sobre la parte de arriba de las camas de su jardín. Si bien otra forma es añadirlo a una regadera lenta para dar nutrientes a la tierra.

Si decoras tu casa con lindas macetas donde cultivas tomates (o el jardín o tu balcón) pues aparte de bonita disfrutas comer tomates, entonces has de saber que la cáscara de huevo te va a venir bien. Tanto las plantas de tomate como las plantas de calabacín son dispuestas a anomalías de la salud y pudrición. Entre las primordiales causas que causan así sucede porque se pudre por carecer de calcio. Añadir cascarillas de huevo desmenuzadas al suelo en el momento en que la planta aún no ha eclosionado de la semilla es buena forma de eludir que las plantas de tomate o calabacín se enfermen.

Preparación, de qué manera cocer patatas en el microondas:

  1. Lava realmente bien las patatas bajo un chorro de agua fría. Las papas han de ser pequeñas, como las que ves en la fotografía. Si no tienes papas pequeñas, puedes cortarlas en el medio.
  2. Corta un trozo de papel largometraje, bastante para envolver todas y cada una de las patatas. Ponga las papas encima, sutilmente separadas, y envuélvalas con una envoltura de plástico.
  3. Prosigue destornillando las papas, de forma que cada una quede separada del resto.
  4. Colócalas en el microondas y según la cantidad que sean van a tardar entre diez y 15 minutos (eso tardaron 6 patatas, si fuesen menos hay que achicar los minutos, y si eran mucho más, aumentarlos). La capacidad ideal es de 800W, que tiende a ser la capacidad máxima (si tu microondas no llega a esa capacidad, sencillamente van a tardar mucho más minutos en cocinarse, pero van a estar igualmente sabrosos).
  5. Lo idóneo es dejarlas cociendo diez minutos, y después llevar a cabo una prueba: si las patatas ceden si las clickeas un tanto, por servirnos de un ejemplo, con la punta de una cuchara (esto se hace de este modo para no dañar el largo transparente por si acaso hay que regresar a cocinar mucho más minutos), quiere decir que están listas. Si no, introduce otros 2-3 minutos y regresa a procurarlo, a fin de que sepas sacarlos en el instante conveniente.
  6. Una vez listas, saca las patatas del microondas y, de forma cuidadosa de no quemarte, quita el envoltorio de plástico. Asimismo puede aguardar unos minutos para efectuar esta operación.
  7. En este momento puedes emplear tus papas como desees. Si los escoges con piel, habiéndolos elegido pequeños, probablemente te queden realmente bien de este modo. Si deseas pelarlos, vas a ver que es sencillísimo y la piel se desprenderá de forma fácil.

Receta pasito a pasito de papas al microondas

Cáscara de huevo para plantas

8 Puedes colocarlos en la caja de compost. En tanto que, lo que son una buenísima fuente de calcio.

9 Emplea cascarillas de huevo para comenzar plántulas o plántulas. Empieze su jardín orgánico con ciertas plántulas mucho más pequeñas en cascarillas de huevo prelavadas. Entonces solo planta de manera directa en el suelo con la cáscara del huevo. La cáscara del huevo se comportará y va a dar un impulso de calcio a la tierra que la circunda.

Deja un comentario