Cuando echar azufre en polvo a la viña

El hongo se lleva a cabo sobre hojas, brotes y frutos, exponiendo las habituales máculas blancas harinosas. Los daños mucho más esenciales son los ocasionados ​​a los frutos. Necesita alta humedad para infectar, pero no agua líquida. La primavera es perfecto para ello. La fibra puede contemplar hojas, racimos o ramas y hace deformación, enrollamiento de las hojas y rajado de las uvas. El inóculo llega por el viento y penetra mediante los estomas de las hojas. Puede ocasionar daños significativos a los granos pequeños (guisantes).

Como esta patología se lleva a cabo externamente, se puede batallar en el momento en que hace aparición (El moho unicamente se puede impedir). En esos sitios donde la patología no es crónica, se puede aguardar hasta el momento en que observemos los primeros síntomas y tratar con azufre (pulverizando o espolvoreando). El producto mucho más empleado es Sulphur, el antecedente precautorio y de control en las primeras etapas de avance de la patología. Es económico y además de esto frena los ácaros. Dinocap se utiliza con mucha menos efectividad. No tratar con Azufre a temperaturas superiores a 32º C puesto que puede ocasionar quemaduras en las hojas. Aplica el azufre temprano en la mañana o en el final de la tarde, para eludir las quemaduras que tienen la posibilidad de suceder con las elevadas temperaturas. Como regla establecida, hay que tomar en consideración que el régimen de azufre se va a hacer tras el régimen con caldo bordelés (sulfatado) y no antes, para eludir quemaduras. Debe hacerse por aspersión. Se tienen la posibilidad de usar otros artículos sistémicos como penconazol, fenarimol, triforina y considerablemente más; o aplicarlos en zonas endémicas, donde sea previsible la presencia del hongo.

Oídio de la vid

Asimismo popular como fresno, cendrosa o malura, el oídio es una patología de la vid ocasionada por un hongo que inverna en los restos vegetales de las parras y se reproduce en primavera en el momento en que las propiedades del ambiente son convenientes.

Desde los 15ºC puede comenzar a mostrarse oídio si la humedad es alta, si bien la temperatura perfecta de propagación está entre los 25 y los 30ºC. Temperaturas superiores a 35-40 ºC frenan la proliferación de oídio. El primordial síntoma de la oídio en la vid es la aparición de una pelusa blanca que se prolonga por todas y cada una de las partes verdes de la vid, incluyendo las hojas, los sarmientos y los racimos.

Plagas a ver:

Castañeta, vermes grises, gorgojos

Si bien son plagas secundarias en el viñedo, hemos de estar alerta a los probables brotes que tenemos la posibilidad de ver y accionar sobre ellos.

Prevención y control del oídio en el cultivo de tomate ecológico

De la misma el oídio y otras patologías criptogámicas, las medidas precautorias descritas previamente son muy eficientes y, además de esto, en la situacion del oídio, es Se puede emplear como producto químico el azufre, otro fungicida de contacto, que asimismo actúa atacando al hongo que se lleva a cabo en la área. Además de esto, el azufre es buen acaricida, realmente útil contra la araña roja, otro de los contrincantes de las tomateras.

El azufre es eficiente tanto como precautorio como de control en las fases iniciales (24-48 horas) debido al avance de afuera del hongo y su acción mortal no solo sobre las esporas, sino más bien asimismo sobre los micelios iniciales. Es esencial aplicarlo temprano o tarde en el día pues las elevadas temperaturas (mucho más de 28°) provocarían quemaduras en las plantas.

Régimen de anomalías de la salud en primavera:

–Excoriosis:

En esta fecha, las parras cuyos brotes aún no están muy desarrollados, están en el instante de tratarse contra la excoriosis, para lo que se tienen que empapar los brotes con un fungicida. Hay múltiples artículos indicados para utilizar, tanto en viticultura usual como ecológica.

Deja un comentario