El hongo mas rapido del mundo

La criatura mucho más rápida es un hongo llamado Pilobolus, que medra en las heces del ganado. Evidentemente, los hongos no corren, vuelan ni nadan; Rompen el récord de agilidad con el mecanismo que usan para diseminar sus esporas (las semillas del reino Fungi, al que forman parte todos y cada uno de los hongos).

El Pilobolus tiene una suerte de dispositivo eyector que escupe las esporas tan lejos como puede. La fuerza de retroceso, como la de un arma que se dispara, provoca que el tallo que mantiene las esporas se retraiga y las esporas alcanzan cien ocasiones la agilidad del sonido en una fracción de segundo.

Ejemplos de setas

  1. Setas recurrentes (Agaricus bisporus). Setas comibles más especial, originarias de Europa y América del Norte, pertenecen a varios puntos gastronómicos y son extensamente cultivadas en el mundo entero. Tiende a ser de color blanco, con una hifa corta y un sombrero redondo.
  2. Hongo reishi (Ganoderma lucidum). Hongo parásito de la corteza de varios géneros de árboles, organizados en zonas tropicales y tibias, se encuentra dentro de los hongos mucho más viejos que se conocen. Tienden a ser de colores cambiantes, con sombrero con apariencia de riñón y cubiertos con una cubierta de laca.
  3. Hongo cola de pavo (Trametes versicolor). Increíblemente común y diferente en su pigmentación, este hongo con forma de cola de pavo se considera medicinal por la vieja tradición china, aun usado como inmunoadyuvante contra el cáncer. Frecuenta medrar sobre la corteza de los árboles, piedras o laderas húmedas.
  4. Capuchino verde (Amanita phalloides). El inquietante hongo de la desaparición, gorro de la desaparición o cicuta verde, se encuentra dentro de los ejemplares de hongos mucho más venenosos que se conocen. Siendo muy afín a determinados hongos comibles, con frecuencia es la causa de intoxicaciones mortales, con efectos veloces en el hígado y los riñones. Tienen un cuerpo largo y angosto, con una gorra ancha y amarillenta.
  5. Rebozuelos (Lactarius deliciosus). Asimismo llamados rebozuelos o robellones, son hongos comibles muy recurrentes en España, propios de pinares y bosques mixtos. Florecen en otoño, de cuerpo cobrizo y blanco con un tallo corto y ahuecado, que al romperse segrega un látex anaranjado. Se cocinan en guisos y frecuentemente como acompañamiento de carnes.
  6. El “Pan Indio” (Cyttaria harioti). El llao llao o pan indio, es un hongo parásito de determinados árboles pampeanos patagónicos (particularmente el ñire y el coihue), de la zona de sudamérica de Chile y Argentina. son comibles Su fachada obstruye los conductos savios del árbol y el árbol acostumbra producir nudos para eludir el bloqueo, lo que es un signo identificable de su presencia.
  7. El huitlacoche o cuitlacoche (Ustilago maydis). Hongo comible, parásito del maíz, que agrede las mazorcas agradables y consigue el aspecto de una hiel grisácea que se obscurece conforme madura. En México su consumo se considera una herencia ancestral azteca, y con él se desarrollan varios platillos.
  8. Hongos Mongui (Psilocybe semilanceata). Mide entre 2 y 5 cm, con un sombrero con apariencia de campana que se regresa blanco y cobrizo conforme madura, este hongo alucinógeno europeo es muy usado como psicotrópico. Su efecto es opuesto al de la serotonina, provocando una activación y extraversión que frecuentemente puede derivar en paranoia y manía.
  9. La falsa gorra de durazno (Amanita muscaria). Hongo bastante común, muestra un característico sombrero colorado que puede confundirse con un sombrero de cubierta y que, en sus primeros estadios, hace aparición cubierto de pelos blanquecinos. Es un alucinógeno y neurotóxico popular, que envenena a los insectos que se posan en su sombrero y, en consecuencia, sostiene su fuente de materia orgánica.
  10. Hongo penicilina (Penicillium chrysogenum). Merced a la aparición accidental de este hongo en los desenlaces experimentales de Alexander Fleming, hemos descubierto el primordial antibiótico de la historia, la penicilina. Existe una familia de hongos capaces de secretar esta substancia medicinal.
  11. Oreja de Judas (Auricularia auricula-judae). Hongo comible que medra en la corteza y ramas fallecidas de los árboles y tiene un color rosado característico, con lo que se asocia con un pabellón auricular humano. Es comible y se le atribuyen características antibióticas y antiinflamatorias.
  12. Shiitake (Lentinula edodes).

    Hongo comible común en la cocina asiática, asimismo es conocido como “hongo de la selva negra” o “hongo de la flor” por sus propios nombres locales. Se estima que es originario de China, donde se cultiva comúnmente con madera o cultivos sintéticos. Su mayor productor mundial es El país nipón.

  13. Trufas negras (Tuber melanosporum). Otra variación de hongo comible, muy apreciado por su aroma y gusto. Sucede en el suelo en los inviernos de europa y tiene una área oscura y verrugosa. Es un complemento gastronómico habitual del foie gras y distintas salsas.
  14. Candida humana (Candida albicans). Este hongo está normalmente en la boca, el intestino y la vagina, y está relacionado con la digestión de azúcares por medio de la fermentación. Pero frecuentemente puede volverse patógena y ocasionar candidiasis, una patología de transmisión sexual común y con perfección curable.
  15. Pie de deportista (Epidermophyton floccosum). Este hongo se encuentra dentro de los probables causantes de la infección fúngica de la piel humana (tiña), singularmente en el momento en que está, como en la situacion de los atletas, doblegada a calor y humedad desmesurados. Forman colonias de color cobrizo amarillento o negro verdoso.
  16. Hongo terciopelo (Flammulina velutipes). Hongo comible de largos tallos y diversos colores, muy apreciado en la cocina de Japón por su textura crocante y su abundancia en la corteza de los árboles.
  17. Hongo bioluminiscente (Omphalotus nidiformis). Propio de Australia y Tasmania, tal como de la India, este hongo tiene una manera de nido irregular de color blanco, que lanza algo de luz en la obscuridad. Son una variación muy atractiva si bien tóxica y no comible.
  18. Copica escarlata (Sarcoscypha coccinea). Hongo presente en el mundo entero, que medra sobre palos y ramas en descomposición en el suelo de los bosques húmedos, con una habitual forma redonda y rosada. Se conocen sus apps medicinales, si bien su comestibilidad aún es objeto de enfrentamiento por la parte de autores especialistas.
  19. Hongo aflatoxina (Aspergillus flavus). Recurrente en maíz y maní, tal como en alfombras mojadas por bastante tiempo, este hongo está asociado con patologías pulmonares y es enormemente alergénico, con la capacidad de secretar micotoxinas mortales.
  20. Moho negro (Stachybotrys chartarum). Enormemente tóxico, este moho hace aparición generalmente en inmuebles dejados donde hay abundante materia orgánica, alta humedad y poca luz, aparte de poco trueque de aire. La inhalación de sus esporas genera intoxicación y tos crónica, en dependencia de la duración y también intensidad de la exposición a sus micotoxinas.

Sigue con:

Pilobolus, el ser vivo mucho más veloz de todo el mundo

Pero hay algo aún mucho más veloz. No corre, ni vuela, sino lo que hace es despedir. No obstante, no van a faltar quienes señalen dado que aceleración y agilidad no son lo mismo, no obstante, la capacidad de esta enana criatura es asombroso. A primer aspecto, es imposible decir bastante sobre Pilobolus, alén de ser un género de hongos que medra en el estiércol. La espora de Pilobolus es consumida por los herbívoros de manera directa en el césped, sigue con vida a todo el desarrollo de digestión y germina en el momento en que se evacua el excremento.

El logro del Pilobolus viene de “disparar” la espora. Puede pasar de cero a treinta y 2 km por hora en solamente 2 millonésimas de segundo, y su aceleración consigue los veinte mil G’s. Sabiendo que los pilotos de combate enormemente capacitados y expertos tienen la posibilidad de aguantar nueve o diez G a lo largo de unos segundos, es simple acabar que la aceleración de la espora de Pilobolus es una barbaridad.

¿Por qué razón diríase que el organismo mucho más grande de todo el mundo es un hongo?

El micelio, una confusión de filamentos (llamados hifas) que en un caso así se prolonga sobre mucho más de 350.000 m2, forma el abultado del ser vivo, y es donde se nutre de la madera de los árboles, a los que están chupando la vida a lo largo de décadas e inclusive tras su muerte.

Para darlas a saber, este mes elaboramos un top de las 30 setas mucho más extrañas de todo el mundo. 1. Cerebro de cristal (Mixarium nucleatum): este hongo de aspecto nuclear es común en los bosques de América, Novedosa Zelanda y Europa central, singularmente en Alemania.

Deja un comentario