Pintar puertas en blanco paso a paso

Si piensas en cambiar las puertas de tu casa por el hecho de que ahora están un tanto viejas, no disfrutas el color o se ha desgastado, te sugiero que las pintes en vez de mudarlas. Es considerablemente más económico y, si se hace bien, puede ofrecerle una segunda ocasión a la puerta y extender su historia unos años mucho más.

Si disfrutas la iniciativa y te animas, aquí te cuento de qué manera lacar una puerta pasito a pasito.

– ¿Qué material necesito?

Para colorear una puerta sin limar antes necesitaremos:

Obtener pintura a la tiza

Ha llovido bastante desde el instante en que se comercializó la primera marca de pintura a la tiza en los años 90. A fin de que no te confundas, disponemos un articulo concreto a fin de que adquieras la que mejor se ajuste a tu emprendimiento ⏬ PROFUNDIZANDO EN EL TEMA: En Una Migaja de Hogar cuidamos la mejor y mucho más currada guía para obtener la mejor pintura a la tiza en el mercado. Si tienes inquietudes, pásate y vas a ver que claro está todo.

  • El rodillo: da como resultado un efecto de pintura traje afín a la laca.
  • El cepillo: deja un acabado mucho más rústico.
  • Aerosol: se logra uniformidad en un el menor tiempo, pero no es moco de pavo de utilizar siendo una pintura muy espesa.

Materiales precisos

Los materiales precisos son:

  • Cinta de carrocero. Usaremos la cinta de carrocero para resguardar las paredes de pintura ocasional al pasar el cepillo por los tapajuntas. Y eludir colorear asimismo en ciertos rincones, como el acercamiento entre los tapajuntas y el suelo.
  • Papel cartón. En toda la región de trabajo próxima a la puerta a colorear, es recomendable resguardar el suelo con cartón, lo que evitará máculas y gotas de pintura. Asimismo es buena práctica poner debajo una parte del tamaño de el papel de la puerta, para eludir colorear en el momento en que hacemos los recortes de el papel de la puerta.
  • Cartilla. El material indispensable en nuestro caso. Deseamos colorear una puerta de madera que viene embarnizada. A fin de que la pintura se adhiera de manera perfecta va a ser preciso utilizar una aceptable imprimación. Formará el puente de unión entre la puerta y el esmalte de acabado. La imprimación escogida es a partir de agua, exactamente la misma el esmalte.
  • Esmalte. Es el acabado final de pintura de la puerta. Le da el aspecto final: el tono y la luz seleccionados dependen del esmalte. La decisión en mi caso fue un esmalte acrílico al agua. Los esmaltes acrílicos al agua no tienen disolventes, con lo que no se desarrollan los habituales y fuertes fragancias de las pinturas sintéticas.

Paso 3: Limar bien la puerta

Antes de colorear puertas blancas es esencial lijarlas a fin de que la pintura se adhiera bien. Puedes lijarlo con una lijadora eléctrica o con una fácil lima.

Para finalizar, en el momento en que la puerta esté bien lijada, absorber todos y cada uno de los restos con un paño húmedo a fin de que no incordien en el momento de colorear.

Deja un comentario