Que leña es mejor para chimenea

Como a quien le agrada un óptimo vino y escoge blanco o tinto según el instante, las chimeneas asimismo eligen diversos tipos de leña según el instante y el género de fuego que van a producir…

La relevancia de la leña

Frente todo, la leña ha de estar seca. La leña seca siempre y en todo momento nos dará un mayor desempeño y calor. Nos va a ayudar tener una cámara de combustión con una temperatura alta que va a facilitar tener un cristal mucho más limpio y llamas mucho más agradables.

Si utilizamos leña húmeda, siempre y en todo momento nos va a costar mucho más prender nuestra chimenea o estufa. En el momento en que se quema, la madera mojada genera considerablemente más humo y mancha el vidrio. De la misma manera, la leña con contenido elevado de agua o la leña verde (recién cortada), a lo largo del desarrollo de combustión, evaporará su contenido de agua, que se condensará de manera directa sobre los materiales de la estufa o chimenea, ayudando de forma negativa a la durabilidad del mismo. estufa. .

¿Qué leña es preferible?

Por norma general, cualquier clase de leña servirá para abrasar en una chimenea, siempre y cuando haya pasado por un desarrollo de secado a lo largo de por lo menos una temporada y no esté tratada. No obstante, si conocemos las características de cada tipo tenemos la posibilidad de ofrecerle un mejor empleo: por servirnos de un ejemplo, las maderas blandas y pequeñas son excelentes para alumbrar y las maderas duras sostienen el calor por mucho más tiempo.

Ahora se resumen los diversos tipos de madera y sus peculiaridades para guiarte a seleccionar la mucho más correcta para tu chimenea, puesto que no todas y cada una desarrollan exactamente el mismo calor ni exactamente la misma intensidad de fuego:

Otro punto elemental para escoger la mejor leña para la chimenea es dónde está. Con independencia del tipo, la madera húmeda no posee tanta salida de calor. Y es lógico: debe emplear una parte de la energía del fuego para sacar el agua que tiene dentro. Además de esto, la leña mojada crea bastante humo; y nos distancia de gozar de un colorido y alegre fuego.

Por ende, se aconseja emplear leña seca. Un término que supone distintas tiempos según las clases de leña. En la situacion de las maderas duras, el intérvalo de tiempo sugerido es de entre uno y un par de años de secado. Para maderas blandas, uno es bastante.

NOS VEMOS PRONTO EN TU DESLIMPIADOR!!!

Deja un comentario